Es un entrenamiento en intervalos de alta intensidad, una de las formas más efectivas que existen tanto para mejorar la resistencia como para quemar más grasa, se quema el triple de grasa corporal que con el ejercicio cardiovascular clásico. Además, se fortalece la musculatura mucho más rápido y con mayor exigencia, ya que hay una gran demanda de respuesta para el cuerpo, que hace un trabajo muy intenso para poder disfrutar de un pequeño descanso después, repitiendo la misma dinámica una y otra vez.